domingo, 11 de junio de 2017

Buscando el regalo de la novia



La fugacidad de los momentos es esa ciencia incierta que irrumpe sin avisar. Cuántas veces, cuando creíamos que era más temprano, no habremos dicho:  madre mía, ¿Ya son las diez de la noche?. Cuando me pasa eso pienso, pero ¡si no tengo hambre!, por eso de que el estómago hace las veces de reloj. 

Es por eso que momentos como ir al dentista se hacen eternos (estás toda la semana pensando que el viernes tienes cita y encima te va a fastidiar el fin de semana) y otros como casarte (el día de tu boda en general) parece que hayas entrado en la máquina del tiempo de casa vestida de novia para después aparecer con un micrófono cantando en el karaoke a las seis de la mañana. 


Y, ya me lo advirtieron, “disfruta del día al máximo que pasa volando”. Y nunca eres plenamente consciente del peso de las palabras hasta que llegas por ti mismo a experimentar. Pues sí, por eso de que el tiempo es oro, de que hay que vivir las cosas intensamente y dejarte llevar por la felicidad. Y pasa mucho. Constantemente. La vida te da cientos de oportunidades para apreciar el tiempo. 


Y la verdad es que nunca imaginé que podría enamorarme de un día. De la perfección de los sueños estallando. De que los instantes se queden impregnados en un cielo azul que luego ves cubriéndose de amarillos para luego más tarde llenarse de estrellas. Todo en cuestión de lo que parecieron segundos. 


Me lo advirtieron y sabía que llevaban razón. Siempre ocurre por ejemplo cuando llega un reencuentro con alguien que llevabas esperando meses y ese fin de semana, esos días en los que por fin disfrutáis de vuestra mutua compañía, simplemente se marchan a la desesperada dejando una agitadora aunque dulce resaca emocional.


Pero no hace falta que sea nada trascendental para que el tiempo pase volando ni que las pequeñas dosis de felicidad tengan una importancia vital en tu vida. Sonreímos por lo más simple. La tontería de que tu cumpleaños caiga en sábado, que haya degustación de queso gratis en el supermercado o que pilles en descuento los vestidos cuando entras por casualidad a tu tienda favorita.



Gracias por dedicar un día de vuestra vida a celebrar con nosotros el día más feliz de la nuestra




Un día. Un día puede cambiarte la vida. Y, cuando vi mi vestido de novia metido en la bolsa de la tintorería analicé cómo era posible que algo tan feo como ese trozo de plástico fuera incapaz de eliminar toda la carga melancólica que guardaba en su interior. Por supuesto, localizas rápidamente la funda original del vestido porque sabes que merece estar guardado en condiciones apropiadas. 


Y pensando en qué quería contaros de ese día tan especial de innumerables recuerdos de esos que te erizan la piel, me vino la reflexión de la fugacidad del tiempo. Y fue acuciante el querer remontarme al año en el que debe situarse la historia que quiero contaros.


Era noviembre de 2010 y me paseaba por Londres con este bolso de tela que me había prestado mi amiga Inma. Iba a quedarme un mes en su casa y, casi todos los días, llevaba la comida ahí preparada para hacer turismo e ir de un lado a otro.

El famoso tapper y los picnics que tanto me gustan. Almorzaba en sitios como los escalones del Museo británico, en High Park o Trafalgar Square. Lugares de paso, o donde emplear horas contemplando estampas londinenses o paseando.


Inma trabajaba todo el día así que me apunté a clases de inglés por la mañana y por la tarde. El resto del tiempo me perdía por la ciudad. Y esa bolsa de tela fue una gran compañera en todas aquellas experiencias. 

Casi todos en la ciudad las llevaban. Las veía por todas partes. Para los libros, para la comida… Era lógico utilizarla para la vida diaria de una gran ciudad, donde todo está lejos y cuando te marchas de casa debes llevar la vida a cuestas prácticamente.

Mi hermana con la bolsa de tela que le regalé la pasada Navidad


Siempre me han llamado muchísimo la atención las bolsas de tela reciclada con algún dibujo o mensaje. 

En Nothing Hill encontré una bolsa de tela promocionando este barrio tan de película. No pude resistirme y me la compré. Sin duda mejor que cualquier otro souvenir.


Ésta otra por ejemplo me la trajeron mi hermano y Silvia de su viaje de novios.



Cuando tuve que pensar en qué regalar el día de mi boda me acordé de todas las cosas que me habían regalado en todas las bodas a las que había ido. Y pensé en cuántas veces las había usado. Quería algo diferente y que las invitadas tuvieran un regalo práctico y original. 


Después le daba vueltas a qué quería obsequiar que hablara de mí, de mi forma de ver la vida, de lo que me apasiona o de lo que me trae recuerdos. 

Y luego llegó ella. Mi madre que, en cuanto me oyó sugerirlo (obviamente yo sabía que era una pequeña locura), me contestó tan normal, -Pues yo te las hago. 


¿Cómo?, me quedé alucinada por su seguridad. -Mamá, le dije. ¿Me estás diciendo que vas a coser cien bolsas de tela?. Es una locura. Telas, trabajo, tiempo. –Tampoco es para tanto, me contestó. Sí que tienen trabajo pero, por ejemplo, si las buscaras en Internet las ibas a encontrar de mala calidad y no iban a ser tan bonitas. No podía tener más razón.




Y así fue como lo hizo una vez más. Mi madre y su eterna manera de hacerme feliz. He crecido junto a sus máquinas de coser. Viéndola horas y horas sacando patrones, haciendo sus propios vestidos, chaquetas, trajes. Vistiéndonos a mi hermana y a mi de arriba a bajo con prendas a las que siempre le añadía su toque personal.
Y así de guapa iba mi hermana en su graduación, con un conjunto hecho por ella. 

Para mi asombro, tras el verano (aún quedaba medio año para la boda) ya las tenía listas. Y es que en primavera, en cuanto hablamos del tema, empezó poco a poco a comprar las telas y se puso a trabajar día a día en las bolsas.

Luego, de vacaciones en el pueblo de mi novio compré otros tantos metros de diferentes de telas. Incluso mi padre trajo a casa un día una tela que le había gustado. Todos en casa estábamos implicados. Mi tita también se ofreció para hacer unas cuantas bolsas en su casa. Y así fue como entre todos hicieron mi sueño realidad dándole la vuelta a la pequeña locura. 


Cada vez que llegaba una tela nueva a casa me emocionaba imaginando a mis amigas yendo a la playa, a clase, al trabajo, a tomarse algo con esas bolsas tan bonitas, como yo misma había hecho tantas veces. Que eran perfectas para ir de viaje, llevar cosas accesorias a cualquier parte o simplemente utilizarla de bolso para la compra. 


Y, después de la boda, mi alegría ha sido verlas con ellas del brazo. Escucharlas decirme cuánto le gustan o lo cómodas que son para el día a día. Y, cada vez que las veo, me marcho en sueños a Londres o a cualquier otra parte del mundo pero sobre todo a casa junto a mi madre sacando el patrón, cortándolas, cosiéndolas, rematándolas y perfilándolas hasta que quedaran perfectas. Porque esas bolsas han sido protagonistas conmigo del día más importante de mi vida y eso siempre se lo agradeceré de corazón a todos los que se implicaron.

Nunca olvidaré tampoco aquella tarde que pasamos mi hermana,  mi madre, mi prima, mi tita y yo envolviéndolas y enlazándolas con las tarjetas que las acompañaban.


Quise buscar la forma de rendirles un homenaje a todas esas madres que se vuelcan con sus hijos en el día más importante de su vida. Así, preparé una frase con la que las invitadas también se sintieran identificadas junto al mismo diente de león que había protagonizado la invitación de boda.

Tras aquel día me he encontrado con diversos modelos de las que ahora han bautizado como Totebag (bolsa de mano). Las he visto en eventos como la reciente Noche en Blanco de Málaga e incluso muchas empresas crean la suya para promocionarse. 
Mi madre tenía razón. No hubieran quedado tan bonitas. Pero sin duda volví a cerciorarme de algo que aprendo de múltiples formas a lo largo del día. Si quieres que algo tan personal quede bien, hazlo tú mismo o al menos implícate al máximo poniéndole ilusión.

Saborea los instantes. Se marchan sin despedirse, sin pudor. El tiempo lo sabe. Sabe que me los quedo para mí para recrearme en ese erizar de la piel mientras recuerdo.
Gracias a nuestras familias por hacer de aquel día el más auténtico, el más real. Todo hecho en casa.




miércoles, 31 de mayo de 2017

Diario de viaje IV: Fin del trayecto



El hechizo de una ciudad es cautivador. Para la bueno o lo malo, algo tuyo se queda en ella cuando te marchas


Al igual que ocurre cuando llegas a las últimas páginas del libro que tienes entre manos o con la tostada a las diez de la mañana, devoramos la ciudad de Dubrovnik. Y, como pasa con la literatura que te atrapa, con los amores que surgen de una mirada o con el atardecer violeta extendido sobre el mar, los viajes se agarran a ti como aliciente, dispuestos a aportar algo nuevo a tu vida. A darte una visión que antes no tenías. 


Había que atracar de nuevo, y lo haríamos en una ciudad que despierta pasiones o, cuanto menos, especial atención o curiosidad. En el banquete de boda, uno de los invitados me hizo prometerle que le contaría qué me había parecido, pues tenía pendiente desde hace mucho acudir a la ciudad croata invadido por la curiosidad de cuantos tesoros, estaba seguro, se encerraban tras su muralla. Y, como aquel, ya teníamos en la cabeza muchos comentarios positivos del nuevo destino, como cuando te hablan mucho de la misma película antes de que vayas a verla al cine.


Eran las cinco y media de la mañana cuando, en aquel despertar marinero, ya era visible desde el barco la costa de Croacia. La historia del puerto de la costa Dálmata, Dubrovnik, estaba estrechamente ligada a Venecia y por sus calles se habían rodado escenas de la famosa serie Juego de Tronos, cuyos seguidores pueden contratar una excursión especial que los lleva por los escenarios del rodaje (aunque está tan solicitada que hay que reservar con tiempo). Poco más sabíamos de la que llaman la perla del Adriático cuyos encantos ya se apreciaban desde el punto donde nos dejó el autobús, un mirador donde divisar parte de la muralla que guarda toda la ciudad. 




Cuando un bus nos llevaba del barco al centro de las ciudades la impaciencia se apoderaba de mí. No sé si os pasa lo mismo cuando llegáis a un sitio nuevo de excursión. Te arden los pies deseosos de pisar el asfalto (que por otro lado ya tienen ganas de huir del autobús) y, al divisar a lo lejos la presa, te lanzas a las calles (porque ya desde la ventanilla has visto el mirador maravilloso que hay a unos pasos). 


Casi corriendo llegas a algún sitio donde enfocar bien la cámara, que ya has ido sacando del bolso mientras trotabas nervioso (con tu pareja preguntándote –¿Por qué corres? ¡Que vas a tirar el móvil!). Pero tú, avanzas más rápido para inmortalizar la estampa como si el monumento, playa o iglesia se fuera a marchar de allí o se la fueran a llevar como en aquella película de Robin Hood en la que se llevan el castillo de su familia por impago. 




En general, a veces nos puede la impaciencia pero qué podemos hacer nosotros. Las ganas no pueden contenerse y huir de un autobús siempre es una buena idea. No sé vosotros pero preferiría desplazarme en helicóptero (y eso que tengo miedo a las alturas). Supongo que con los años volverán a gustarme los autobuses aunque dudo si alguna vez lo hicieron.


Y así, con carrera incluida, otro día mágico de posibilidades se presentaba ante nosotros y nuestros pies fueron recibiendo altas dosis de adrenalina. 


Para empezar nos planteamos un paseo recorriendo toda la muralla de principio a fin. Desde cualquier punto del recorrido retratamos espectaculares estampas de la ciudad. 

Cada vez que nos asomábamos destapábamos un nuevo trozo de mar, paisajes de rojizos tejados o fortificaciones que se levantaban ante nuestros ojos.




Es por ello que nos tomamos nuestro tiempo para contemplar cada vista, inquietos por continuar nuestro camino de descubrimientos y admirados de todo cuanto veíamos. Y, estaba claro, no echábamos nada de menos el autobús y, aún menos si era para irnos de vuelta. 


El puerto fue sin duda uno de los lugares más pintorescos. Siempre me ha encantado ese adjetivo. Pintoresco. Porque abarca todo lo diferente y original y porque mi padre estuvo bastante tiempo utilizándolo para todo. Al final acabamos todos en casa aprendiendo el sentido de esa palabra tan pegadiza. Eso y que el Pisuerga pasa por Valladolid. Le dio por preguntarle a todo el mundo el nombre del afluente del Duero, hasta a Ricardo que, recién llegado a casa (cuando le presenté a la familia) se quedó con cara de examen sorpresa.


Paseando por el centro de Dubrovnik vimos a una pareja del barco que nos preguntó si habíamos ido al puerto y nos recomendó continuar a la derecha cuando parecía que se acababa el paseo. Cuando llegamos vimos que se podía caminar por estrechos balcones de piedra bañados por el mar para seguir descubriendo muralla, pequeños espigones y panorámicas cada vez más espectaculares.



La coqueta Dubrovnik resultó ser toda una sorpresa. Puentes, iglesias, plazas y tiendas respiraban historia y todo nos pareció realmente mágico, como si estuvieras dentro de un cuento. Protegida, cercana y rematadamente hermosa, la perla nos robó el corazón. 


Tan lejos llegó su hechizo que nos olvidamos que el crucero estaba llegando a su fin y que al día siguiente, cuando regresáramos de Venecia, pondríamos ya rumbo de nuevo a Bari, donde debíamos proceder al último desembarco. Se acercaba ya la despedida del que sería uno de los grandes viajes de nuestra vida, el primero como casados. 


El último Diario di bordo se escribiría, sin nosotros saberlo de antemano, entre aguas algo turbulentas, pues la última noche en el barco fue la única en la que notamos con fuerza un movimiento exagerado del barco debido al mal tiempo que irrumpió de golpe a modo de despedida. Sin embargo durante la cena los camareros tenían un baile sorpresa que amenizó la velada y nos hizo olvidarnos del pequeño mareo.


Pero aún teníamos que quemar el último cartucho y de nuevo se avecinaban fuegos artificiales. Venecia nos esperaba. Y, así, al amanecer del siguiente día despertamos ansiosos por desayunar y salir a cubierta. Los pasajeros íbamos a poder ver la plaza de San Marcos desde el barco en movimiento y ese era un gran momento que no podíamos perdernos. 


Las emociones eran muchas porque, además, el recuerdo del atardecer anterior aún seguía muy vivo en nuestra piel. Esa tarde nos despertábamos de la siesta con una nueva salida al balcón para contemplar las vistas. Un nuevo camino blanco de espuma nos unía ya de nuevo al sol italiano. Las afiladas olas saludaban otra vez marcando rumbos venecianos. El cielo jugaba a claroscuros con reflejos amarillos que se paseaban a su antojo por el mar picado. 

Pero esa mañana, ya acercándonos a la ciudad italiana no nos importó el nublado cielo pues despejó algo y pudimos bajar del barco con buenas sensaciones.


La llegada a Venecia no fue de todo como esperábamos. La ciudad estaba bastante masificada. Era domingo de pascua y los turistas se contaban por docenas en cada pequeña calle veneciana. A pesar de los momentos de agobio intentando pasear entre la multitud, pudimos disfrutar de pasadizos desiertos, puentes donde fotografiar alguna estampa a solas con la ciudad y un paseo íntimo para dos en góndola. 


Y, mientras recorríamos la ciudad bajo sus canales recordé la preciosa película Más fuerte que su destino. Una romántica historia de amor que nos sitúa en la Venecia del S. XVI, cuando las cortesanas disfrutaban de privilegios únicos. Verónica Franco (Catherine McCormack), decide unirse a ellas alentada por su madre ya que, sin remedio, debe renunciar al amor de su vida. Éste, al ser noble, tiene que cerrar un matrimonio de conveniencia y a ambos protagonistas no les queda otra opción más que vivir sus vidas separados en un mundo dominado por las apariencias. 


La poesía, el poder de atracción que genera en los hombres y su personalidad embriagadora hacen triunfar a Verónica como cortesana mientras ella y su amado, Marco Venier (Rufus Sewell), intentan luchar en contra de sus sentimientos. Un emocionante final resolverá la trama pero sobre todo dejará en las últimas escenas un nudo en la garganta en el telespectador.

“Me arrepiento de no hallar otro camino ante mí, no me arrepiento de mi vida.”

Y mientras recorríamos abrazados los canales venecianos recordé aquella escena del primer beso de los protagonistas sobre una góndola


Ya de nuevo a bordo, justo al salir otra vez al balcón comenzó a llover. El cielo rompió lo que llevaba guardándose en silencio toda la mañana y nos sentimos afortunados por estar bajo techo, el agua podría habernos pillado en la lancha de regreso al barco. Esto ayudó a que no sintiéramos gran tristeza de apearnos próximamente de nuestro sueño marinero


Había que volver a España y decir adiós al barco en el que nos habíamos dejado arrastrar con las olas y la espuma de cada nueva jornada, abiertos a nuevas experiencias y a que el día nos sorprendiera por sí solo. Escribimos nuestro propio diario de abordo, no solo en nuestro corazón sino también en la esperanza de que aquella magia surgida en alta mar se quedara de alguna forma en nuestras vidas y nuestros recuerdos. 


Nos quedamos a solas una última vez con nuestro camarote y nuestro balcón. Cerramos la puerta y memorizamos el número de aquel sueño encerrado en cuatro paredes. Las mañanas preparándonos para las excursiones, las tardes viendo atardecer, alguna que otra siesta para reponer fuerzas, las noches memorables y los despertares visualizando nuevos horizontes.  


 Algo nuestro se quedó allí, amor. Y los tenemos ya en la piel, todos los destinos. Todos los momentos. Los instantes de nuestro pasear por la vida, bendecida por tener tus manos. Las que busco para no separarme de ti por las calles, las que encuentro siempre antes siquiera de empezar a soñar.


“Una vez que has viajado, la travesía nunca termina, sino que es recreada una y otra vez a partir de vitrinas con recuerdos. La mente nunca puede desprenderse del viaje”
                                               Pat Conroy