martes, 3 de noviembre de 2015

Montefrío está de moda



Granada ha sido siempre inagotable fuente de inspiración. Hasta su Alpujarra se marchó Gerarld Brenan, Don Gerardo para quienes fueron sus vecinos en Yegen, en busca de tiempo para leer y caminar, sus dos grandes pasiones. Gracias a este escritor y a su obra Al Sur de Granada, fue popularizada en todo el mundo la Alpujarra, sus gentes, sus paisajes, su forma de vida y costumbres. 

En la película del director Fernando Colomo con el mismo nombre, basada en esa obra, podemos disfrutar de paisajes que los granadinos sureños conocemos bien. La playa de la Rijana, donde Brenan y su amante se bañan desnudos  con los amigos ingleses del escritor, el pueblo de Yegen, con esos pasadizos blancos tan característicos de los pueblos alpujarreños y la sierra, cuyas tierras recorre Brenan en esas apasionantes caminatas diarias que relata. Y no solo fascina a quienes desconocen aquellos parajes, sino también a los que amamos la tierra donde vivimos. A mí me emocionó oir mencionar a Motril en varias ocasiones en la obra de Brenan, asi que imagino lo que han debido de sentir los montefrieños al oir tantas veces mencionar su pueblo en la televisión, en la prensa y en las redes sociales.

Los pueblos de Granada y sus gentes inspiran historias con alma, espejos donde se mira la belleza, presumida y coqueta, retratos y marcos incomparables donde se funden el mar y la sierra y testigos de embriagadores encuentros a la luz del cálido abrazo del sol. Granada cautiva, por ser un mirador en sí misma, por su inolvidable gastronomía, que se conserva en la memoria del paladar, y por la historia viva que se admira en tantos rincones de su geografía. Y así, y por incontables razones más, la geografía granadina siempre es y será noticia, merecedora de reportajes y crónicas y protagonista de poemas, teatro y danza. La provincia de Granada celebra que ha vuelto a ser objeto de otro reconocimiento más por su belleza y magnetismo. 


“Encajada entre dos profundos tajos, Montefrío sorprende por su silueta fortificada que se recorta en el cielo y que muestra la importancia que tuvo como puesto fronterizo del reino de Granada. A su alrededor, peñas y riscos calcáreos donde abundan los vestigios de asentamientos neolíticos”.



Así describe la sección Viajes de National Geografhic a Montefrío, que ha sido incluido en el ranking de los diez pueblos con mejores vistas del mundo (el único español que figura en dicha lista). La noticia ha corrido como la pólvora estos últimos días por las redes sociales y medios de comunicación, lo que ha generado alegría y expectación entre sus vecinos y visitantes. Sin embargo, como cuento más abajo, han sido muchas las ocasiones en que la localidad granadina ha sido noticia. 

 Montefrío en la Revista Pronto, octubre 2015

Antes, quiero contaros por qué conozco este pueblo y las razones por las que me gusta hablar de él. 

Y es que el destino siempre es el dulce culpable de que conozcamos rincones, parajes, pueblos y ciudades que nos roban el sueño.  Y el destino quiso que mi hermano se enamorara de una montefrieña para que yo, y en extensión toda mi familia, conociera este pintoresco pueblo de Granada. Tanto, que para nosotros hace varios años que se convirtió en visita obligada al menos dos veces al año. 

Hay varias entradas para acceder a él, para llegar a la que más me gusta hay que pasar por un tramo de curvas. A mí, que me mareo fácilmente, se me pasa el efecto cuando lo veo aparecer. El Centinela, la antigua fortaleza encaramada en un risco, me saluda en cuanto quedan escasos kilómetros para llegar. Desde la pequeña distancia que parece separarnos, la villa se impone ya al paisaje y deja asomar innumerables signos de historia. Otra vista que enamora, sin duda es la más famosa, es la que ofrece el mirador.

Montefrío, septiembre 2012

Otro de los monumentos que dejan sorprendido al turista que visita Montefrío es la Iglesia de la Encarnación. Terminada en 1802 y cuyo precedente es el Panteón de Agripa en Roma (ambos tienen en común una cúpula completamente redonda), allí  celebramos en 2013 la boda de mi hermano Antonio con Silvia. Es por eso que ya este pueblo entró en mis recuerdos más especiales. 

Gracias, por ejemplo, a estudios arquitectónicos como los de Javier Jiménez en 2008 que se puede consultar en la web del Ayuntamiento, podemos conocer muchas curiosidades de este templo, como que tiene una torre rematada en una pequeña cúpula similar a la de otros templos diseñados por Ventura Rodríguez y dirigidas por Lois de Monteagudo, como la de Vélez de Benaudalla por ejemplo. Por todas estas razones, y muchas más, el atractivo arquitectónico de una de las siete villas de Granada (nombradas por los Reyes Católicos) es incuestionable.

Pero no es la primera vez que Montefrío aparece en los medios de comunicación para despertar nuestra curiosidad por conocerlo, ni mucho menos ha sido National Geographic la primera o única publicación que se ha hecho eco de las andanzas de sus gentes y paisajes así como de su potencial proyección turística. El  11 de marzo de 2010 ya pudimos leer en ideal.es que más de diez parejas japonesas venían expresamente a Granada para casarse por lo civil en el antiguo convento de San Antonio de la villa. Y no fueron las únicas, ya que existe desde hace unos años una interesante y curiosa conexión entre el país nipón y este pueblo granadino y son muchas las parejas que viajan hasta la localidad para sellar su amor.  

En viajablog.com, el 20 de junio de 2012, publicaban un post en el que explicaban que fue el profesor de la Universidad de Yokohama, Yuri Oyama, el que mostró los encantos montefrieños en su país, ya que en 1981 visitó Montefrío y, tres años después, publicó sus fotografías en un libro que, por lo visto, dio fama a la villa entre los japoneses. En cualquier caso, resulta muy divertido y curioso ver las escenas de tantas y tantas parejas japonesas dándose el sí quiero y capturando el feliz enlace en el mirador de la localidad. 



Todas estas noticias que han dado fama a este pueblo granadino, de algo menos de 6.000 habitantes, son seguidas por una comunidad social de Facebook, Patrimonio de Montefrío, que ya atesora más de ocho mil seguidores, otra prueba más de la repercusión mediática y tirón turístico que se ha ganado la localidad gracias a todos los atractivos que posee. 

No me extraña que recientemente el cocinero Carlos Arguiñano haya dado a conocer públicamente, a través de su programa de cocina, su intención clara de visitar próximamente esta preciosa villa granadina. Os aseguro, sin miedo a equivocarme, que quedará prendado del sabor de su aceite, su queso [en diciembre de 2012 Granada Hoy en su edición digital publicaba: “Un queso de cabra montefrieño ha sido elegido como el mejor queso del mundo en la última edición de los World Cheese Awards, el mayor certamen de este sector a nivel mundial, celebrado hace unos días en Birmingham (Inglaterra). El queso montefrieño también recibió el premio a los mejores quesos españoles en el año 2001”] los espárragos, la aceituna y los productos ecológicos, entre otros, y muchas más maravillas culinarias que pueden degustarse en este pueblo que tantos corazones ha robado, y si no, que se lo pregunten a mi hermano.

Gracias especialmente a mi cuñada Silvia y sus hermanas, Inma e Irene, y a toda su encantadora familia que respira cada día el despertar de esta villa tan distinguida y reconocida, puedo decir que disfruto de Montefrío siempre que puedo. La hospitalidad con la que siempre me han obsequiado se compenetra a la perfección con el magnetismo del pueblo, la consecuencia es que, inevitablemente, siempre tengo ganas de volver.